Maestrias

XIX Curso Bases Biológicas de la Conducta

Agosto 26 al 29, 2014
Guanajuato, México

 

Recomendaciones para elaboración del cartel

Los carteles son un medio que puede resultar muy eficaz para transmitir información. En un foro científico, permiten exponer simultáneamente y de manera interactiva los proyectos, resultados e ideas de uno o varios autores a una audiencia muy grande. Es un medio mixto que combina la comunicación impresa, con la posibilidad del diálogo con el autor.

A diferencia de una presentación de diapositivas, el lector o receptor de la información está en control de cuánto quiere saber de la presentación; sin embargo, tiene tiempo y atención limitados que debe repartir entre los diferentes expositores de carteles en la sala. Por lo tanto, el reto al realizar un cartel es darle al lector la información de tal manera que pueda discriminar rápidamente si es o no de su interés y, en caso de serlo, le permita acceder a ella de manera amigable y ligera. Aún cuando el contenido del cartel sea interesantísimo, una mala presentación hará que el lector pierda interés rápidamente o nunca lo adquiera.

Un cartel “efectivo” debe captar y mantener hasta el final el interés del lector sin la intervención oral del expositor. El contenido debe “presentarse solo” sin necesidad de que el expositor explique, y mucho menos repita, lo que está impreso. El expositor debe permitir que la iniciativa del diálogo surja del lector en el momento en que éste lo decida. Si el lector está muy interesado en el contenido del cartel y éste es confuso o difícil de leer, suele renunciar al esfuerzo y opta por entrevistar al expositor, lo cual resulta en que ambos pierdan tiempo y atención que podrían dedicarle a otros carteles o lectores, respectivamente. En otras palabras, el diálogo entre el lector y el expositor debe ser para enriquecer y discutir más allá de lo presentado, una vez que el contenido del cartel fue asimilado fácilmente por el lector.

Exprésate pero modera tu creatividad. Es frecuente ver carteles sobresaturados de recursos gráficos (colores, tipos de letra, proyecciones tridimensionales, etc.).

Lo importante es que tu mensaje sea claro y contundente, y presentes un cartel sobrio pero de buen gusto, que sepas aprovechar los recursos visuales sin abusar de ellos, es la mejor manera de lograrlo.

Utiliza un tamaño de letra que se pueda leer con comodidad a 70 cm de distancia. Utiliza letras negras sobre fondo blanco o muy claro. Mientras menor sea el contraste entre las letras y el fondo, más cansado será leerlo. Utiliza interlineado de 1.5 ó 2, y juega con las negritas para resaltar títulos y subtítulos (los cuales pueden también usar un tamaño de letra ligeramente más grande), o bien, palabras o ideas importantes. Para el cuerpo del texto, utiliza tipos de letra con “patitas” (ensanchamientos en los extremos de los trazos verticales, como la Times New Roman), diseñados para que el lector pueda seguir las líneas más fácilmente, lo cual también hace menos cansada la lectura. Utiliza un formato de 3 ó 4 columnas, es más fácil leer líneas cortas en columnas que líneas tan largas que abarquen todo el ancho del cartel. A continuación listamos las características del cartel:

Dimensiones 

90 cm de ancho x 110 cm de altura

Título

Utiliza un tamaño de letra que permita leerlo a 2 ó 3 metros de distancia. Un buen título es la primera, y en muchos casos, la última oportunidad de atrapar la atención de los lectores. Evita títulos de más de dos líneas, de redacción confusa, y con demasiados tecnicismos. Un título corto pero informativo y hasta gracioso suele funcionar bien. Un buen título debe resumir todo tu trabajo, incluyendo en su caso las variables (dependiente e independiente) más relevantes y apuntar al menos a la relación entre ellas.

Autores y forma de establecer contacto 

Bajo el título, y en una letra de la mitad o menos que la del título, escribe el nombre y adscripción (institución y departamento en su caso) de los autores, así como su dirección de correo electrónico. Dado el extenso uso del internet, puedes evitar la dirección postal y ahorrar ese espacio y texto. Si alguien quiere algo más que tu correo electrónico te lo puede pedir.

De la pregunta a las conclusiones
Hay diversas variantes para ordenar la información en tu cartel en secciones.

Discute las alternativas con tu tutor y/o coautores; si no hay coautores y tu tutor no se deja, pide la opinión de un par de compañeros o profesores. En general el flujo debe ser el mismo que en un artículo típico: Introducción (antecedentes y justificación de la pregunta), metodología, resultados y discusión (con conclusiones). Sin embargo, la redacción debe ser mucho menos extensa, más concreta y fluida. La pregunta, objetivos y/o hipótesis (el “¿qué?” de tu investigación) deben resaltar claramente, de preferencia en líneas independientes que le permitan al lector identificarlos fácilmente.

Una vez que el título ha logrado interesarlos, muchos lectores buscan un resumen y/o un párrafo con conclusiones (que también deben formar parte del resumen), y esto puede ser lo único que lean del cartel. Considera la alternativa que prefieras entre estas dos, y redáctala en no más de 100 palabras. Piensa que el reto es hacer interesante tu trabajo aún a aquellos no interesados en tu área de estudio.

Suponiendo que el lector decide leer el resto de tu cartel, la introducción debe concentrarse en dejar clarísimo que tu pregunta es interesante, original y novedosa en tu campo (el “¿por qué?” de tu investigación). Evita dar una larga y exhaustiva secuencia de antecedentes, solo los necesarios para lograr lo anterior. Evita justificaciones localistas tales como “esto nunca se ha hecho en
esta especie” o “esto nunca se ha hecho en México”.

Sé muy concreto en tus métodos (el “¿cómo?” de tu investigación), a diferencia de un artículo o tesis, los métodos no deben ser tan detallados como para replicar lo que hiciste, sino tan solo para tener una idea clara pero sucinta de los procedimientos, los detalles te los pueden preguntar los interesados. En esta sección puedes omitir mencionar las pruebas estadísticas que utilizaste ya que esto puede exponerse en los resultados. En caso de que tu cartel presente un proyecto aún sin resultados, esta sección debe ser más detallada.

Tus resultados deben ser concretos. Evita repetir en detalle lo que se exprese en una tabla o gráfica. Como dice el dicho “una imagen dice más que mil palabras”, una buena gráfica o figura puede exponer tus resultados de manera eficaz con un pie de figura que complete lo que no sea obvio de la misma. Recuerda identificar bien las variables, rotular debidamente tus ejes e incluir las unidades y los detalles esenciales de las pruebas estadísticas. Evita utilizar gráficas o fotografías redundantes, que se parezcan demasiado entre sí, o que no contribuyan a responder las preguntas principales. Evita fotografías en que el lector tenga que adivinar lo que está viendo; utiliza indicadores de escala cuando esto sea relevante, o flechas para resaltar detalles importantes.

La discusión puede ser una sección aparte, aunque muchos prefieren intercalarla con los resultados para hacer más fluida la lectura. Esto puede facilitar la interpretación (darle sentido biológico) a tus resultados estadísticos.

Concrétate a exponer las implicaciones y lo novedoso de tus resultados; las implicaciones de que hayas, o no, encontrado lo que esperabas. Propón las nuevas preguntas que surgen de tus resultados y de qué manera crees que se pueden responder.

En términos generales, el lector debe poder leer cada sección de tu cartel más o menos en 1 minuto. Si el lector necesita más de 5 ó 6 minutos para leer tranquilamente todo tu cartel, entonces tu cartel tiene demasiado texto.

Agradecimientos y Bibliografía

Estas secciones suelen ser de poco interés para la mayoría de los lectores, sin embargo deben incluirse aunque sin ocupar un espacio grande. Para esto puedes utilizar un tamaño de letra 10 ó 12, y colocarlas en la parte inferior. Los más interesados en el tema pueden querer la lista de referencias bibliográficas, la cual se puede imprimir en una hoja tamaño carta (o media carta) para repartir.

Cuando sea el caso, esto puede hacerse al reverso de impresiones miniatura del cartel.

Finalmente

Cuando creas que has terminado, pídele a alguien que no lo haya visto y que no conozca en detalle tu trabajo que lo lea críticamente antes de que le expliques nada. Esta persona debe jugar el papel de “abogado del diablo” indicándote todos los puntos en que no es totalmente claro lo que quieres decir, en que hay contradicciones, vacíos o incoherencias. Este tipo de ejercicios siempre será la mejor manera para depurar tu cartel (artículo o conferencia), sin importar cuánta experiencia hayas adquirido.